HOJALDRAS, PEZUÑAS O TLACOTONALES: ¿CUÁL ES TU PAN DE MUERTO FAVORITO?

El Día de Muertos en México es una celebración llena de tradiciones y, por supuesto, de deliciosos alimentos que adquieren particularidades regionales. El pan de muerto, una de las ofrendas más emblemáticas, varía en diseño y sabor según la región del país en la que te encuentres.

En el estado de Tlaxcala, por ejemplo, se destacan tres tipos de pan de muerto tradicionales: hojaldras, pezuñas y tlacotonales. Cada uno de ellos tiene su propio encanto y sabor distintivo.

Hojaldras: Estas hojaldras, conocidas en muchas partes de México como el «pan de muerto» por excelencia, tienen un origen interesante. Se remontan a la época de la Conquista, cuando los españoles, asombrados por las ceremonias de sacrificios humanos de las poblaciones indígenas, idearon un pan que representara estos rituales. El resultado fue un pan de trigo redondo adornado con «huesos» y bañado en azúcar roja, que simbolizaba el corazón y la sangre del sacrificado. Hoy en día, las hojaldras se elaboran en una variedad de tamaños y sabores, según las tradiciones y creatividad de los panaderos locales. Por lo general, se les unta dulce de camote, calabaza o tejocote.

Pezuñas: En contraste con las hojaldras dulces, las pezuñas son la versión salada del pan de muerto. Son ideales para acompañar el mole en las ofrendas. Algunas panaderías y familias las preparan sin sal ni azúcar, o incluso mantecadas, lo que permite endulzarlas con jarabes de temporada o rellenarlas como emparedados.

Tlacotonales o pan de ánimas: La panadería tlaxcalteca reserva una parte de su inventario para el pan de figuras humanas o «muertitos». El término «tlacotonal» se interpreta como «partido para el sol» y refleja el acto de abrir el pecho de una víctima de sacrificio. Estos panes suelen decorarse con azúcar roja, simbolizando la sangre derramada.

Entonces, ¿cuál de estos panes de muerto es tu favorito? La elección es tuya, pero sin importar cuál prefieras, estos panes siguen siendo una parte esencial de la celebración del Día de Muertos en México.