EL ASCENSO IMPARABLE DE CLAUDIA RIVERA VIVANCO EN LA POLÍTICA

Claudia Rivera Vivanco es una figura destacada en la política poblana y una de las fundadoras del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el estado de Puebla. Su compromiso con la transformación y el cambio social es innegable. Desde sus primeros pasos en la política, Claudia ha sido una ferviente defensora de los ideales de Morena y ha trabajado incansablemente para llevarlos a la práctica.

Lo que hace a Claudia Rivera Vivanco única en la política poblana es su historial de lealtad al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. A diferencia de muchos políticos que cambian de partido según sus conveniencias, Claudia ha permanecido fiel a Morena desde sus inicios. Nunca ha militado en otro partido político y siempre ha luchado por los ideales de la 4T.

Su compromiso se ha traducido en resultados concretos. Durante su gestión como presidenta municipal de la cuarta ciudad más importante de México, Claudia Rivera demostró su capacidad de liderazgo y su dedicación a los principios de Morena. Ahora, como candidata para dirigir el destino de Puebla, Claudia representa la continuidad de la lucha por la transformación y el bienestar del estado.

Claudia Rivera Vivanco es la voz de la juventud, la fuerza de la mujer y la esperanza para Puebla. Su historia en Morena la respalda como la candidata ideal para llevar a cabo la visión de López Obrador en el estado y consolidar la transformación iniciada en 2018.

Además de ser una líder política comprometida con los ideales de Morena, Claudia Rivera Vivanco se distingue por su cercanía con la gente. Recientemente, ha estado realizando recorridos territoriales por todo el estado de Puebla, donde ha tenido la oportunidad de escuchar las preocupaciones y necesidades de la ciudadanía de primera mano.

Durante estos recorridos, Claudia se ha mantenido accesible y dispuesta a dialogar con la gente. Su compromiso con el uso transparente de los recursos públicos es evidente, ya que ha dejado claro que no utiliza ningún recurso público para financiar sus actividades políticas. Esto ha generado confianza entre la ciudadanía, que valora su integridad y respeto por las reglas del juego democrático.

Esta cercanía con la gente es un reflejo de su compromiso genuino con el bienestar de los habitantes de Puebla. Claudia Rivera Vivanco no solo habla de transformación y cambio, sino que lo vive en su día a día al escuchar y atender las necesidades de la población. Su ascenso imparable en la política poblana es testimonio de su capacidad de liderazgo y su conexión con la ciudadanía. Como candidata, representa la continuidad de la lucha por la transformación y el progreso de Puebla.